ES HORA DE VOLVER A CASA

EDITORIAL INFORAYO.COM // El Rayo Majadahonda ha cumplido dos meses ya en Segunda División. Dos meses que han estado llenos de sentimientos muy dispares, unos días hemos saltado, hemos reído y nos hemos abrazado con el de al lado; otros días, en cambio, han sido de lágrimas y de cabezas gachas. Pero ninguno de los partidos disputados ha sido en nuestra casa. En la nuestra, en el Cerro.

Mañana, además, hace dos meses que nos estrenamos como locales. Fue, como sabéis, en el partido contra el Mallorca que perdimos por la mínima, y en el que pudimos haber conseguido más. Ese día, y los dos partidos como locales que han venido después contra el Lugo (1-0) y el Extremadura UD (1-4), los dos mil abonados al Rayo Majadahonda, y sus acompañantes (excepto en el partido contra el Extremadura que, como no hubo invitaciones, nadie quiso pagar los 25 euros de la entrada general para venir), hemos tenido que hacer los 66 kilómetros, ida y vuelta, que separan Majadahonda del estadio Wanda Metropolitano, en el que estamos jugando hasta enero.

Hasta enero. La versión oficial del Club es que las obras irían a comenzar en el momento preciso para que se realizaran en el tiempo suficiente para volver a jugar en el Cerro después de Navidad. El breve periodo, todo ello según dijo la dirección del club este verano, en el que estuviéramos en el Wanda sería solo provisional, porque las obras iban a comenzar urgentemente para volver a casa lo antes posible, máxime porque, como se supo más tarde, cada partido jugado como local-visitante (local en teoría, visitante de facto) en el Metropolitano supondría un desembolso de una cantidad variable que rondaría los 25.000 euros, un pago que en cualquier caso afrontaría el Club.

Es cierto, jugar en el estadio del Atleti, probablemente el mejor de España en este momento, y uno de los mejores de Europa, tiene muchas ventajas. Es un lugar magnífico para ver el fútbol, en un estadio que impresiona cuando se está allí, aunque no tanto cuando está al 5% de su capacidad, como ocurre con los partidos del Rayo. El césped está en buen estado, y los jugadores, los del Rayo y los del club visitante, tienen unos vestuarios estupendos. Es un estadio de Champions.

Ahora bien, es un estadio de Champions que, pese a pagar esos 25.000 euros por partido, no nos pone las cosas del todo fácil. Lo del partido contra el Extremadura del domingo pasado fue un espectáculo dantesco; y no lo digo por la derrota, sino por la situación de los minutos previos e, incluso, iniciales del encuentro de largas colas de gente esperando para recoger su entrada, a un ritmo exasperantemente lento. Hasta el minuto 30 de partido, que es una barbaridad, había gente en la cola esperando para comprar su entrada, y no precisamente poca. El ritmo al que avanzaba la cola se debía a que el Atleti solo había puesto a disposición de nosotros tres de las diez taquillas para comprar entradas, a sabiendas de la inmensa afluencia de gente que tendrían antes del partido, sobretodo de aficionados venidos de Almendralejo.

Los jugadores tras el gol en propia de Zabaco (FC Cartagena) en el 97 que nos dio el ascenso en 27 de mayo. Fue en el Cerro del Espino. Imagen: Pobla FM.

El estadio, sinceramente, está en el quinto pino. No es sencillo para muchos aficionados desplazarnos para ir a ver los partidos a un estadio que está casi en Coslada, en el otro lado de Madrid, especialmente cuando los encuentros son un lunes a las ocho de la tarde. No es justo. Porque esa es otra, tenemos los horarios que tenemos por dos motivos: primero, por ser los novatos de Segunda División, pero eso es algo lógico y comprensible en la gestión de la opaca LFP. Y, segundo, porque, que no se nos olvide, estamos jugando en el estadio del Atlético de Madrid, y ellos, como es evidente, tienen preferencia en cuanto a horarios. Si jugamos a un horario decente es porque el Atleti esa semana no juega en casa, no por otra cosa. Cuando sí lo hace, nos toca irnos al Metropolitano un lunes a la hora de cenar.

La situación en la que ahora está el Rayo no debería ser del agrado de nadie, tampoco de la directiva. El alto coste del alquiler del estadio, la lejanía del mismo, los horarios que nos supone el jugar en ese estadio, y el hecho de que sea el Atleti el que decida, como está en su casa, cuándo y cómo se venden las entradas.

Por eso, como aficionado del Rayo, me disgusta ver cómo, ante las dudas de la afición rayista, la dirección del Club no nos da respuestas concretas. Hace unos días, el secretario general del Club, Casto Gallardo, mantenía que para enero íbamos a jugar en el Cerro, pero ayer mismo el concejal de Urbanismo, Ricardo Riquelme, afirmó que “no tenía constancia de ninguna licencia de obra del Rayo para reformar el Cerro del Espino”. Hay algo, creo yo, que se nos escapa a los aficionados.

Si hay algún retraso en la licitación de las obras, que lo puede haber, que se diga. Los rayistas queremos que los dirigentes de nuestro club nos sean francos respecto a los temas que nos afectan, porque el jugar en el Metropolitano no está mal, pero queremos volver a nuestra casa, aquí en Majadahonda.

Solo le pido al presidente Enrique Vedia y al resto de la directiva rayista que siga hacia adelante, que hagan las gestiones pertinentes lo más eficazmente posible, pero que nunca se desvinculen del mayor activo que el club tiene después de sus jugadores: la afición. Que estén en permanente contacto con ellos, escuchándoles y resolviendo sus dudas, que hagan justicia a la humildad que siempre se le ha atribuido al Rayo Majadahonda.

Es hora de volver a casa. Volvamos al Cerro.

Anuncios

¿QUIÉNES SON LOS NUEVOS FICHAJES DEL RAYO? (IV)

Hoy tocan dos miembros más del nuevo C.F. Rayo Majadahonda: Jesús Rodríguez, más conocido como “Echu” y Héctor Verdés.

Jesus Rodríguez “Echu”

Es el segundo jugador más joven del Club. Este centro, que también juega como extremo, nació en la granadina localidad de Almuñécar en 1998. De pequeño se formó en las escuelas del Granada, del Málaga y del Almería (o sea, los clubes de las tres capitales de provincia más cercanas a su Almuñécar natal). Con dieciocho años fue llamado por las categorías inferiores del Real Madrid, equipo en el que estuvo una temporada. Allí no encontró su hueco y un año más tarde marchó cedido al El Ejido 2012, un equipo de mitad de tabla en el grupo IV de la Segunda B. Ahora, cedido también por el Castilla, jugará en el Rayo Majadahonda una temporada. Hasta el momento no ha tenido ningún momento para demostrar su juego, más allá del encuentro de Copa contra la UD Las Palmas, que ganamos 1-2, siendo ese el único partido hasta el momento que Echu ha jugado.

Echu hablando con Guti, técnico del Juvenil del Real Madrid, en la etapa del granadino en el club blanco. Imagen: Fútbol Juvenil.es


Héctor Verdés

Verdés nació en un pequeño pueblo del interior de Valencia llamado Villar del Arzobispo en 1984. Tras formarse en la escuela de su club del alma, el Valencia, este defensa central debutó en 2004 en el Valencia Mestalla de Segunda B, que posteriormente bajaría a Tercera. Estuvo cuatro temporadas en el filial del club ché sin tener un papel especial, excepto durante su última temporada, ya conseguido el reascenso a Segunda B. Con 23 años fue cedido al Xerez, equipo con el que jugó en Segunda división la mitad de la temporada. Al año siguiente, el Barça le fichó para que en el filial de Segunda B y, tras una temporada y media sin jugar demasiados partidos, volvió traspasado a su club de origen, el Mestalla. Aunque parecía que en los casi cuatro años que habían pasado desde la primera y la segunda etapa de Verdés en el filial del Valencia él no había avanzado profesionalmente, el defensa estuvo muy poco tiempo allí. Ese mismo verano, el de 2010, fichó por el Elche de Segunda División (un histórico de esta categoría que ahora ha regresado a Segunda, junto con el Rayo, tras unos años regulares), allí estuvo tres temporadas, aunque fue en la primera de ellas en la que más partidos jugó. En 2013 firmó con el Alcorcón, también de Segunda, el que ha sido sin duda el club donde más peso ha tenido, siendo titular en la mayoría de los partidos durante dos temporadas, en las que marcó un total de nueve goles. Pasadas esas dos campañas, en 2015 fichó por el Real Oviedo, donde permaneció, aunque con menos protagonismo, tres temporadas en una situación de relativa estabilidad. Sin embargo, tras una temporada 2017-18 en la que Anquela, técnico del Oviedo, no recurrió mucho a él en sus alineaciones, en julio de este año el club ovetense rescindió el contrato del valenciano, tras lo cual fichó por nuestro Rayito para una temporada, en un momento de escasez de defensas centrales para el Rayo por la lesión de Andújar. Iriondo, en estos primeros partidos de la temporada, sí ha querido confiar en él, jugando cuatro de los seis partidos que llevamos de liga.

Verdés en su etapa en el Alcorcón, sin duda la más fructífera. Imagen: Web del Real Oviedo.

PRÓXIMAMENTE, ISAAC CARCELÉN “IZA” Y LUIS DELGADO “LUSO”.

ODA A BASILIO

Basilio, garantía de buen juego, inspiración de seguridad.

EDITORIAL INFORAYO.COM // Basilio Sancho Agudo o, como todo el mundo le conoce, Basilio a secas. Si eres de Majadahonda o simpatizas con el Rayo Majadahonda y te dicen ese nombre, que no es demasiado común tampoco, inmediatamente lo relacionas con el guardameta del club rayista. Hoy toca hablar de él.

Nació en Madrid en 1984 y, tras pasar por distintos equipos regionales, en el verano de 2014 recaló en el ATK, un equipo de la primera división india, en el que permaneció unos meses. Luego volvió a España. Tras jugar unas pocas semanas en el Trival de Valderas y el Talavera, aquel verano fichó por el Rayo Majadahonda para encabezar la nueva aventura del equipo en Segunda B, una categoría en la que el equipo no estaba desde la temporada 2003-04.

Lo que podría parecer la modesta carrera de un portero de equipos semiprofesionales se ha convertido en una figura imprescindible sin el cual no se podría entender la trayectoria del Rayo Majadahonda en el último año. Desde el primer día en el Rayo Majadahonda Basilio gozó de la confianza plena de Antonio Iriondo, jugando como titular 31 de los 40 partidos de la liga de Segunda B 2015-16. Se convirtió en la cara visible del auge de un equipo por el que nadie hubiera apostado un duro aquella temporada, en la que por muy poco no descendimos de nuevo a Tercera División.

Y, bueno, lo demás ya lo sabéis. Cuartos en la temporada siguiente, caemos ante el Racing, contra el que, por cierto, Basilio solo jugó en la vuelta en El Sardinero. Y, en la temporada 2017-18, lo que tantas veces hemos hablado. Líderes, líderes gracias a él en gran parte. Y si conseguimos pasar la play-off fue gracias a Basilio, eso no cabe duda. Recuerdo con gran detalle la de veces que nos salvó Basilio de que nos goleara el Cartagena. Insisto, fue él el que hizo que estemos aquí.

Situándonos ya en esta temporada, la gran incógnita era si Basilio iba a poder dar la talla en Segunda División, una competición en la que hay un nivel muy diferente al de Segunda B. Esa era la expectación que había, y ya en el primer partido contra el Zaragoza el portero madrileño demostró gran solvencia con unas intervenciones muy acertadas que, sin embargo, se vieron superadas por las que realizó en el encuentro en casa contra el Mallorca, un partido que, pese a nuestro juego fresco, perdimos. Ese día Basilio nos salvó de una goleada.

En el partido contra el Nàstic no hizo falta que Basilio demostrara nada. A parte de algún despeje de poca dificultad, Basi no tuvo casi ni que oler la pelota. La semana siguiente, en el partido que ganamos contra el Lugo, hubo algo más de presión, no demasiada, pero Basilio fue acertado en todas sus acciones.

El trece de septiembre llega el partido contra la UD Las Palmas y Antonio Iriondo, que sabía del desgaste de los jugadores que solo tres días antes habían jugado contra el Lugo, decide dejar a la mayoría de ellos en el banquillo y meter a jugadores nuevos que casi no habían tenido minutos en los partidos de liga. Una decisión igual que la tomada por el conjunto canario, por cierto. Iriondo sacó otro Rayo Majadahonda que jugó bien, destacando dentro de él Fede Varela, que hasta entonces no había podido demostrar que es un jugador de valía. Sin embargo, entre los jugadores sentados en el banquillo estaba Basilio, cuyo retiro estaba justificado por su participación solo tres días antes y la reserva para el partido contra el Granada, solo tres días después.

Ander Cantero, el portero que jugó aquel partido contra los canariones, jugó de manera correcta, realizando algunas paradas de gran mérito. En el partido contra el Granada, en el que encajó tres goles, no demostró mucho, pero tampoco quedó mal, ya que estaba justificado el resultado por la grandísima actuación del delanterio granadino Antonio Puertas.

Sin embargo, en el partido contra el Extremadura fue una gran decepción. Jugó regular, intentó hacer maniobras de juego con los pies que no sabe hacer bien y no tuvo buenos reflejos. Por supuesto, ni mucho menos tiene él la culpa de todo, de hecho yo achacó la derrota más a la malísima defensa que ayer tuvo el Rayo.

Sea como fuere, no pongo en duda que Cantero sea un buen portero, pero creo que, teniendo un jugador como Basilio, que nos ha dado garantías más que suficientes de que está del todo capacitado para jugar, y muy bien, en Segunda, no entiendo que, más allá del partido de Copa, entre semana, no haya jugado ni un partido. Debe tener alguna explicación, eso por supuesto. Tengo confianza ciega en que el maestro Iriondo, que creo que elige siempre lo que considera mejor para el equipo, así que, en este caso, no veo descabellado especular con que la suplencia de Basilio se deba a exigencias del Villarreal (club propietario de Anter Cantero, que no deja de estar cedido a nuestro club) para que juegue. No voy a hacer acusaciones en firme, porque no tengo pruebas de nada. Solo digo que yo, igual que, me atrevería a decir, la mayoría de los aficionados del Rayo Majadahonda queremos que juegue Basilio, que nos inspira mucha seguridad. Los datos están ahí: Basilio ha encajado tres goles en cuatro partidos; Ander Cantero nueve en solo tres.

EL RAYO DEJA LAS COSAS CLARAS POR EL CASO EXTREMADURA

INFORAYO.COM // Durante los últimos días habían salido en la prensa diferentes informaciones que hablaban sobre el gran malestar de la directiva del Extremadura UD por la ubicación de los casi dos mil aficionados extremeños que ayer vinieron en masa al Wanda Metropolitano para ver a su equipo jugar contra el Rayo Majadahonda. Este enfado del club fue tal que incluso los directivos extremeños renunciaron a la tradicional comida de directivas que se hace entre los dos clubes que van a jugar un partido. Toda esta polémica ha estado cargada desde el primer minuto por medias verdades y juicios de valor que el Rayo, una vez ya pasado el partido contra ellos, ha querido desmentir el Club.

La afición del Extremadura UD se colocó en el tercer anfiteatro, sombrado de rojo.

En un comunicado publicado esta mañana en su web oficial, el Rayo Majadahonda ha querido dejar claro que el Club recibe siempre a los rivales y a sus aficionados con los brazos abiertos y con cordialidad, además de recordar que, como el Rayo juega los partidos en el Wanda Metropolitano, propiedad del Atlético de Madrid, la organización se debe de hacer de acuerdo a las directrices del club rojiblanco. Esto hace referencia a la queja del presidente del Extremadura, Manuel Franganillo, que incluso manifestó en un programa de la Cadena COPE, de que la ubicación en el tercer anfiteatro de los aficionados del Extremadura, que no es uno de los mejores lugares para ver el partido, era responsabilidad del Rayo Majadahonda, cuando no es así: eran exigencias protocolarias de seguridad de la delegación del Gobierno que, en todo caso, fueron gestionadas por el Atlético de Madrid, pero en ningún caso el Rayo Majadahonda tenía nada que ver en la decisión. El club rayista reconoce el “comportamiento que siempre ha sido ejemplar” de la hinchada de Almendralejo, pero no admite “que se haya utilizado su buen nombre y hacer para exasperar los ánimos de los aficionados, lo que siempre suele provocar (sic) situaciones nada deseables”.

En este tono de cordialidad y mesura, pero también de repulsa a las falsas acusaciones del club extremeño, el Rayo deja clara la verdad sobre todo lo que hemos ido leyendo y escuchando en determinados medios de comunicación durante los últimos días. Además, aprovecha para agradecer al Atlético de Madrid su ayuda para que “la afición del Extremadura se sintiese confortable”. El comunicado acaba con el Rayo felicitándose de que la afición, pese a la distancia, acuda a los partidos, agradeciendo a los aficionados su comportamiento.

 

BAÑO DE GOLES DEL EXTREMADURA AL RAYO

RAYO MAJADAHONDA 1 · 4 EXTREMADURA UD

CRÓNICA INFORAYO.COM // Ayer el Rayo Majadahonda cayó en casa por 1-4 ante el Extremadura UD. Un partido que en teoría iba a ser sencillo y cuya victoria ya se daba por hecha se convirtió en un grotesco espectáculo del que nuestro equipo salió humillado. El día anterior, en la previa, Antonio Iriondo había sido cauto: “El Extremadura es un león que ahora está herido (sic). No se puede mirar a la tabla antes de un partido así”. Pese a estas palabras del siempre comedido y sensato maestro Iriondo, la afición rayista ya daba por sentado que el Extremadura no iba a oponer demasiada resistencia para que nosotros les venzamos, en la que sería una victoria que nos daría el oxígeno suficiente para impulsarnos a la parte alta de la tabla.

Ojalá no tengamos nunca que vivir un encuentro parecido al de ayer, que también ofreció similitudes con la derrota por 3-0 contra el Granada la semana anterior.

Ya desde el principio del partido el club azulgrana apretó al rival, desarrollándose gran parte del juego peligrosamente cerca del área del Rayo Majadahonda. El primer amago de gol fue de Valverde, quien no consiguió llegar a la portería, quedándose cerca. Sin embargo, no hubo que esperar mucho al gol: dos minutos después, en el minuto 17, Enric Gallego (quien, por cierto, está jugando en el Extremadura los primeros partidos en Segunda de su vida) marcó de remate el primer tanto de los de Almendralejo. El club majariego no tuvo tiempo para reaccionar y mantuvo su estilo de juego, siendo arrinconado en el campo por el Extremadura, que acaparaba la mayoría de las ocasiones. En una de estas, tras un buen centro, Chuli marcó el segundo gol del Extremadura. Solo era el minuto 29 y ya íbamos perdiendo por 0-2. Poco antes del final del primer tiempo, Varela tuvo una ocasión de remontar el partido. Una acertada intervención del portero extremeño hizo despejar el balón.

Los jugadores del Rayo exhibieron camisetas de apoyo al lesionado Carlitos antes del partido. Fuente: LFP.

Al poco de comenzar la segunda parte Enzo fue sustituido por Schiappacasse, autor del gol de la primera victoria del Rayo en la liga contra el Nàstic. El jugador uruguayo tardó poco en meterse en el partido, llegando a anotar el que podría haber sido el primer gol del Rayo, pero que fue anulado por fuera de juego. Parecía que el Rayo había recapacitado durante el descanso y venía a remendar los errores de la primera parte. Se veía ahora a un Rayo Majadahonda mucho más reconocible, con garra y con ganas de jugar, pero que aún mantenía alguno de sus errores de siempre: debilidad en la defensa y falta de decisión y precisión en el ataque. Durante esos minutos el Rayo mejoró su juego, llegando a ser superior durante ellos, incluso tuvieron varias ocasiones que no acabaron en nada. En el minuto 57, Óscar Valentín fue expulsado con una doble amarilla (la primera se le había sacado en el 42), que vino acompañada por una falta peligrosa favorable al Extremadura, que se fue fuera. Justo después, Aitor Ruibal fue sustituido por Luso, con la intención dar otro cariz al partido. Poco a poco se fue volviendo a la situación de la primera parte: sufrimiento y agonía del Rayo. En los primeros minutos de la segunda parte, de lucidez para el Rayo, los majariegos no habían conseguido absolutamente nada para cambiar el marcador. Los minutos siguientes fueron horrorosos para el Rayo: Cantero paró un balón que pudo haber sido el tercer gol extremeño, a Carcelén le sacan amarilla por fingir una caída (eso decía el colegiado) y, finalmente, Enric Gallego firmaba su segundo gol, aprovechando una caída de portero, y ante la pasividad de los defensas del Rayo. Tras una entrada peligrosa sobre Schiappacasse, el árbitro pita penalti, que es marcado sin dificultad por Isaac Carcelén. Estábamos más cerca del Extremadura pero la situación no era nada optimista: había sido solo un gol de penalti, no fruto del buen juego del Rayo. En el minuto 75, Iriondo cambia a Aitor García por Jeisson, pero la cosa no parece mejorar. Los minutos pasan mientras el Rayo agoniza esperando a que el árbitro pite el final pero, justo antes del final, Enric Gallego marca su tercer gol sin dificultad y sin oposición del Rayo.

Iza Carcelén tras marcar el gol de penalti en el minuto 69. Imagen: LFP.

Así acababa el sin duda partido más esperpéntico del Rayo, que deberá hacer reflexionar a todos: jugadores y cuerpo técnico. Se han cometido muchos errores, eso es algo que el propio Iriondo ha reconocido con contundencia. Pero también se debe de seguir trabajando, y no dejar que la tristeza de la derrota nos invada, que la semana que viene jugamos contra el Málaga y hay que darlo todo.

 

UN RAYO DESORGANIZADO PIERDE EN CASA CONTRA EL MALLORCA

RAYO MAJADAHONDA 0 · 1 RCD MALLORCA

CRÓNICA INFORAYO.COM // Ayer vivimos en el Wanda Metropolitano de Madrid otra jornada histórica para el Rayo Majadahonda, y ya van unas cuantas. El club majariego jugó el primer partido en casa de toda su etapa en el fútbol profesional. Aunque las casas de apuestas daban una ligera ventaja al Mallorca, el partido había creado mucha expectación desde el primer minuto. Por un lado, el equipo bermellón, ya colíder de la Segunda División junto al Málaga, que había demostrado su buena forma venciendo en Son Moix al Osasuna. Por el otro, nuestro equipo, el Rayito Majadahonda, que, pese a su derrota la anterior jornada contra el Zaragoza, había demostrado ser un equipo peleón, cuyo principal error había sido la falta de definición en las jugadas ofensivas.

Ayer, en el estadio del Atleti, este volvió a ser, junto con la debilidad en la defensa, el principal error. El encuentro de ayer se puede calificar ya como el partido del Rayo Majadahonda que más aficionados majariegos ha congregado hasta la fecha (en el estadio había algo más de 3.400 personas, de los que se calcula que 3.000 eran rayistas, una cifra jamás alcanzada anteriormente). Por todos es sabido que nuestro Club nunca ha podido presumir de una afición extensa cuantitativamente. Insisto en lo de cuantitativamente porque el seguidor del Rayo se caracteriza por su fidelidad y por su pasión. Quizá esta cifra de asistencia (que no deja de ser pequeña para un estadio como el del Atleti) fue posible gracias a la iniciativa del Club de regalar una entrada extra a cada abonado, un tema del que hablamos hace poco en esta web.

El partido comenzó a las ocho en punto de la tarde, con puntualidad británica, tras unos minutos de música rock en la megafonía, algo ya tradicional en la previa de los partidos del Rayo, y de la reproducción del himno del Rayo (que, por cierto, merece un artículo en esta web). El encuentro comenzó como una lucha entre dos fuerzas equilibradas, pero sin ningún interés especial, sin ocasiones hasta que el carrerón que se metió Pedraza en una contra, tras robarle el balón a Fede Varela, hizo que los mallorquines se adentraran por la aún no demasiado sofisticada defensa del Rayo. Un pase a Abdón con gran acierto hizo que éste le hiciera la asistencia necesaria a Carlos Castro para marcar un gol por lo alto que Basilio no pudo evitar.

Imagen: LFP.

Así, en el minuto trece, el RCD Mallorca se adelantaba en el marcador al conjunto local. El Rayo, lejos de achantarse, dio otra vuelta de tuerca a su juego. Nuestro equipo, que eligió una vez más como estilo de juego el pase constante, el tiki-taka, fue preciso, dominando la posesión durante todo el partido y alcanzando en algunos minutos el 65%. Sin embargo, este juego hacía que el avance hacia el área rival fuera lento, y que un robo del contrario, que eligió un estilo más de contraataque rápido, creara ocasiones de peligro y desmontara todo lo hecho por los rayistas.

Durante los siguientes minutos hubo varias ocasiones, inexplicablemente infructuosas, del Rayo Majadahonda. Aitor García, quien consiguió acercarse al área rival en una contra, lanzó un tiro que pudo haber derivado en el empate. Desgraciadamente, le dio al larguero. En el minuto 25, también Aitor realizó un remate que, por su poca fuerza, no acabó en nada. Además, en el minuto 36, tras un centro de Aitor Sanz, Carcelén hizo un remate fuera, que con algo más de precisión pudo haber acabado en gol. Y es que en estas tres ocasiones el Rayo pudo haber anotado, pero nuestros errores en nerviosismo, improvisación e indefinición al llegar al área del Mallorca hizo que no pasara nada.

Por otro lado, por supuesto que el Mallorca tuvo más ocasiones de marcar gol, y en algunos momentos lo tuvieron muy cerca. Si no marcaron fue gracias a Basilio, del cual hablaremos dentro de poco, un portero que ayer demostró muchísimo, y que para mí ya se ha convertido en un guardameta preparado por completo para la Liga 1/2/3. Fueron memorables las paradas de Basilio en el 41, cuando en un acertadísimo remate Aridai intentó marcar el segundo para el Mallorca, y en el 88, casi al acabar el partido, cuando el portero paró un fuerte tiro de Valcarce que pudo, sin duda, haber acabado en gol.

En otras palabras, ayer Basilio nos salvó el pellejo. Nosotros no marcamos porque no rematábamos con precisión y firmeza. De hecho, el portero mallorquín, Reina, no tuvo que hacer gran cosa en el partido, salvo algunas paradas en corto. En cambio, si el equipo balear no anotó más goles fue gracias a Basilio. Hasta seis paradas de peligro se tuvo que hacer nuestro porterazo. Para mí, ayer fue el hombre del partido. Aun así, también hay que destacar las buenas actuaciones de Fede Varela y de Aitor García, que demostraron tener muy buenas intenciones.

Tras el descanso, el Rayo empezó la segunda parte con fuerza, con ganas de revertir la situación. Fue en esos minutos en los que se vio un equipo, encabezado por Varela y Aitor, dispuesto a dejarse la piel, aunque, realmente, los errores tácticos anteriormente comentados no desaparecieron. Fue destacable la actuación de Aitor, el dorsal número 20, en el minuto 59, con un tiro a puerta que, una vez más, no acabó en gol. El Rayo manejó gran parte de partido gracias a su alta posesión, pero los mallorquines no tenían dificultad en crear peligro cuando robaban el balón.

El minuto 75, donde hubo una pausa para beber agua (por cierto, también la había habido en el 30), significó un empoderamiento del Mallorca, que en realidad superó al Rayo en los últimos minutos del partido. Fue en esos momentos en los que Basilio realizó algunas de las paradas más meritorias del encuentro. Una entrada algo agresiva en el 86 hizo que a Héctor Verdés le interpusieran una amarilla, algo que también ocurrió en el 90 con Enzo Zidane, que había entrado en el partido junto con Jeisson (protagonista del partido contra el Zaragoza) en el 64. El Rayo acabó agotando las sustituciones en 78 con la entrada de Aitor Ruibal por Rafa López.

El partido finalizó tras cinco minutos de descuento. El Mallorca colíder junto al Málaga. Nosotros colistas, como el único equipo de la liga que no ha conseguido ni un punto.

LA OPINIÓN, EN EL EDITORIAL DE ESTA TARDE.

 

EL ERROR GARRAFAL DE LA VENTA DE ENTRADAS

EDITORIAL INFORAYO.COM // Creo sinceramente que pisar el terreno de un lugar en el que nunca has estado, como le sucede a la directiva del Rayo Majadahonda con la Segunda División, no es nada sencillo. Sin embargo, conviene ser prudentes a la hora de explotar la “gallina de los huevos de oro” que es, sin ningún género de dudas, el auge de un club como el Rayo Majadahonda (huelga mencionar el espectacular avance en lo que se refiere a ingresos que está padeciendo el club). En una sociedad en la que vivimos situaciones tan absurdas como el planteamiento de que algunos partidos de la liga española se jueguen fuera de nuestras fronteras, no podemos sumarnos a esta promoción del ultracapitalismo. Esto es, aprovechar la circunstancia actual para sacar el mayor rédito económico posible. Estoy hablando del precio de las entradas, naturalmente.

Es lógico que el ascenso de categoría suponga un aumento en los precios de las entradas de los partidos, en tanto que estos sean asequibles para los aficionados, que son, al fin y al cabo, los que dan fuerza y alma al equipo. El grandísimo Basilio nos animaba a ir al partido del lunes contra el Mallorca en una promo lanzada ayer por el club. “¿Te lo vas a perder?”, decía el guardameta. Por supuesto que no. No nos vamos a perder el partido, y todos, siempre y cuando tengamos la posibilidad, acudiremos el lunes al Wanda Metropolitano. Sin embargo, los mil setecientos abonados del Club no somos suficientes, desde mi punto de vida, por muy fieles y sufridores que seamos, para dar una imagen de consistencia al estadio (cuyo anillo bajo es de 20.000 espectadores, casi doce veces el número actual de abonados del Rayo). En los planos de TV, que, aunque parezca que es algo que carece de importancia, no lo es, se verá a un grupo relativamente reducido de aficionados en el vacío del faraónico estadio.

Ante el temor de esta desoladora imagen, y con el pretexto de querer “evitar aglomeraciones en las taquillas del Metropolitano horas antes del partido”, el Club ha decidido regalar una entrada extra a cada abonado, siempre y cuando éste, en vez de recoger su entrada en el Wanda antes del partido, lo haga en las oficinas del club en La Oliva, algo que, por cierto, los abonados pueden seguir haciendo durante esta mañana de domingo y la de mañana lunes. Tiene pinta de que el Club quería, además, tranquilizar a su pequeña pero crítica (como tiene que ser) masa social, por todas las molestias causadas en lo que se refiere a falta de información sobre las novedades del club, entre las que destacan las relativas a las asambleas de socios.

Por supuesto, está muy bien regalar una entrada de más a cada abonado para que se lleve a su hijo, a su señora o a un amigo, pero ya hay acuerdo tras la reunión de este jueves de la directiva del Club con el Atlético de Madrid para concretar el tema de la venta de entradas a los no abonados para los partidos en el Wanda Metropolitano. Porque, sí, amigos, lo de la entrada extra es solo para el partido del lunes ante el Mallorca, pero los precios de las entradas ya están concretados para toda nuestra estancia en el Wanda: 25 euros al público en general, y 10 euros si eres abonado del club colchonero.

El Zaragoza-Rayo del otro día en La Rosaleda, cuyo precio fue de 20 euros, 5 menos que el Rayo-Mallorca. Fuente: LFP.

Bien, aunque es cierto que el Atlético de Madrid no nos ha cedido el estadio, como mucha gente piensa erróneamente, sino que nos lo ha alquilado por un precio variable entre 25.000 y 50.000 euros, no deja de ser una muestra de camaradería entre clubes poco común en el fútbol profesional. Eso sí, no es cierto que si no nos hubieran dejado un estadio hubiéramos bajado de categoría, ya que las obras de ampliación del Cerro no eran una condición sine qua non para jugar esta temporada, sino para hacerlo la temporada siguiente, la 2019/20. De cualquier modo, a última hora Miguel Ángel Gil, que es de sobra conocido que tiene una muy buena relación con el secretario general del Rayo, Casto Gallardo, nos dejó jugar (insisto, no gratis) en el Wanda Metropolitano, siempre y cuando nuestra presencia no perturbara la actividad del actual supercampeón de Europa.

Por ello, no hubiera estado de más, y alejándonos de la postura ultracapitalista de la que antes hablaba, si hubiéramos dejado acudir a los abonados del Atleti gratis, o al menos con un precio mucho más reducido. Aunque los abonados atléticos pagarán 10 euros, en vez de 25, por ir a los partidos del Rayo, no deja de ser un gasto que mucha gente se negará a hacer. Muchos colchoneros irían encantados al Metropolitano a ver al Rayo si esto viniera incluido en su abono. Pagando diez euros, pocos querrán venir, principalmente porque su equipo no es el Rayo.

La gratuidad para los colchoneros tendría ventajas por ambos bandos. Por una parte, los aficionados atléticos podrían ir a partidos de Segunda (que, quieras o no, son de cierta importancia) sin pagar un céntimo y, por otra, nosotros, los rayistas, veríamos un Wanda Metropolitano mucho más lleno y vivo. El Atleti, recordemos, tiene una masa social de la que pocos pueden presumir. Además, se podría interpretar este hecho como una muestra de confraternidad entre ambos clubes, que poseen una relación que comenzó a mediados de los noventa,

El Rayo ha cometido un error en su deseo de hacer caja de la manera fácil, un error que, además, es tácticamente torpe. Es, naturalmente, preferible que vengan 100 aficionados del Atleti pagando un euro cada uno a que vengan diez pagando diez euros cada uno. Los ingresos son exactamente los mismos, pero el primer caso supone la presencia de más aficionados, que vienen atraídos por el precio asequible.

Es comprensible que el Rayo afronte el enorme gasto de alquiler del estadio, pero debe de buscar otros cauces que no afecten la presencia de aficionados en el campo, que al fin y al cabo es de lo que se trata. Aunque, sin embargo, tengo que romper una lanza a favor del Club: tenemos el abono más barato de toda Segunda División. Los abonados del fondo, que pagaron 80 euros por toda la temporada, verán partidos en la tribuna del Metropolitano (que es la única zona del estadio que ocuparemos, todos juntos independientemente de nuestro abono) por exactamente 3,81 euros cada uno. Ahora, más vale que no nos pasemos toda la temporada jugando en el estadio del Atleti, porque en ese caso comprenderé que el abonado de tribuna, que pagó 120 ó 160 euros, depende de que zona de la tribuna, se enfurezca por haber estado en el mismo lugar que el abonado que pagó solo 80 euros. De esto, aun así, hablaré otro día.

¿QUIÉNES SON LOS NUEVOS FICHAJES DEL RAYO? (III)

Hoy toca hablar de otras dos de las nuevas caras del Rayo Majadahonda: el lateral Ernesto Galán y el centro Enzo Zidane. El primero no es tan conocido por el público general (ya que el escaparate que supone ser hizo de Zizou no tiene precio), pero tanto uno como otro han tenido experiencia en el fútbol profesional. Eso sí, Galán más que Enzo.

Ernesto Galán

Este lateral derecho nació en Madrid en 1986, aunque desde pequeño estuvo ligado al Getafe. Aun así, debutó en el Móstoles (hoy desaparecido) con 19 años. Allí jugó durante la última temporada del club en Segunda B. Curiosamente, a ese mismo equipo lo había estado entrenando nada menos que nuestro querido Antonio Iriondo a principios de los noventa. En 2006 comenzó su travesía por equipos de pequeño nivel como son el Lleida y el Puertollano (ambos de Segunda B y ambos, por cierto, ya desaparecidos). Su salto al fútbol profesional le llegó a los 23 años, cuando fichó por el Girona, pero la culminación llegaría al año siguiente, en el que se marchó al Espanyol. Durante esta etapa en Primera División su valor de mercado llegó a alcanzar el millón de euros, aunque su etapa en el equipo perico se vio truncada por una lesión de peroné en noviembre de 2010. En enero de 2013 ficha por el Xerez, en la que fue la última época en Segunda del club jerezano, ya que ese mismo verano el club se vería al borde de la desaparición, que por poco no llegó. En agosto, cuando el Xerez fue descendido administrativamente a la Cuarta División andaluza, Ernesto Galán se marchó al UD Las Palmas, en Segunda División. Así comenzaría una divagación por equipos de cierto nivel que prosigue hasta hoy: una temporada después de irse al UD Las Palmas, fichó por el Alavés. A la siguiente, por el Mirandés. Y, un año más tade, al Rayo Vallecano. En todos estos equipos jugó en Segunda, y lo seguirá haciendo con nosotros, con el Rayo Majadahonda, equipo por el que ficha ahora tras dos temporadas en el club de Vallecas.

Galán durante su corto paso por el Alavés, en la temporada 2014-15. Fuente: El Correo Vasco.

Enzo Zidane

Con el apellido que tiene no necesita mucha presentación. El centrocampista es uno de los cuatro futbolistas de la actual plantilla del Rayo que no es español. Nació en Burdeos en 1995, en una familia donde el fútbol poseía un significante especial. Creció viendo las gestas de su padre, Zinedine, galáctico de aquel Real Madrid de principios de la década pasada y, más tarde, entrenador con el que se obtuvieron tres Champions. Enzo, por su parte, desde los nueve años estuvo jugando en las categorías inferiores del Madrid, coincidiendo durante un año con la presencia de su padre en el primer equipo. Su primera toma de contacto con el fútbol profesional fue en 2011, cuando Mourinho le invitó a entrenar en Valdebebas con el primer equipo. Es, por cierto, el hermano mayor de una familia en la que todos los hermanos están ligados al club merengue. En 2014 debutó con el Castilla, y desde 2015 perteneció a la plantilla de esta. En el Castilla jugó varios partidos contra el Rayo Majadahonda, en Segunda B. El primero de ellos fue en enero de 2016, en Valdebebas. El verano pasado fue traspasado al Alavés, en Primera, equipo con el que jugó cuatro partidos: dos de Liga y dos de Copa. La navidad de ese año se marchó al Laussane, de la primera división suiza, donde jugó 16 partidos, en los que hizo dos goles. Ahora llega cedido al Rayo Majadahonda por una temporada, para demostrarnos qué es capaz de hacer para afianzar este sueño que estamos viviendo en el fútbol profesional.

Enzo (dcha.) junto a su padre, Zizou (izqda.), cuando este último entrenaba al Castilla. Fuente: Intereconomía

EL LUNES, JESÚS RODRÍGUEZ “ECHU” Y HÉCTOR VERDÉS.

¿QUIÉNES SON LOS NUEVOS FICHAJES DEL RAYO? (II)

En esta serie de artículos en los que vamos a hablar, de dos en dos, de los nuevos doce fichajes del Rayo Majadahonda, hoy Rafa López y Aitor Ruibal se convierten en nuestros protagonistas.

Rafa López

Este defensa central nació en Peñafiel (Valladolid) en 1985. Desde su adolescencia ha estado ligado a las categorías inferiores del Valladolid, jugando dos temporadas en el primer equipo, de 2003 a 2005, tras haber estado unos meses en el Valladolid B. En esta etapa en el Valladolid vivió el ascenso de su equipo a Primera División. Después de haber sido cedido al Eibar durante unos meses, equipo que no consiguió evitar el descenso a Segunda B, regresó a su Valladolid del alma. En 2008, a la hora de renovar contrato, fichó por el Getafe (de Primera División), donde estuvo seis temporadas. En el verano de 2014, rescinde su contrato con el equipo azulón para marcharse al Paderborn 07 de la tercera división alemana. En 2016, y como la cabra siempre tira al monte, regresó, cómo no, al Valladolid durante una temporada, hasta que rescinde el contrato con el Valladolid, que era de tres temporadas, para marcharse a India a jugar en el Pune City, que participa en la máxima competición liguera de la India. Ahora, ha firmado por una temporada con el C.F. Rayo Majadahonda, para vivir con todos nosotros este momento esplendoroso del Club. Cabe destacar que tiene una dilatadísima experiencia en Primera División, donde ha jugado casi 150 partidos, con el Valladolid y con el Getafe. Su valor de mercado llegó a rondar el millón y medio de euros. El Rayo será, tras el Eibar, el segundo equipo de Segunda en el que jugará.

López ha sido y es un icono en la afición pucelana. Fuente: Marca.

Aitor Ruibal

El caso de este delantero es quizá el más curioso de todos. Nació en la localidad barcelonesa de Sallent de Llobregat en el año 1996, y desde pequeño se formó en la escuela del Club Esportiu Manresa. Su debut se produjo en el Unió Esportiva Cornellá, un recién ascendido a Segunda B (por cierto, una temporada antes que nosotros), cuando Ruibal tenía dieciocho años. Esa Navidad, fichó por el Centre d’Esports L’Hospitalet, de la Tercera división catalana. También duró pocos meses allí, porque el verano siguiente firmó por un año y medio con el Betis Deportivo Balompié, filial del Real Betis, de Tercera. Con este equipo logró el ascenso a Segunda B. Allí siguió jugando la siguiente temporada. ¿Experiencia en el fútbol profesional? Bueno, el catalán jugó dos partidos con el primer equipo bético en Primera División: uno contra el Atleti (nada menos) y otro con el Málaga (actuales rivales nuestros). No hace falta decir que el contrato con la familia del Betis fue renovado. De hecho, y esto es lo curioso, sigue siendo jugador del Betis. Tras estar unos cuantos meses más jugando en el filial del Betis, tras su corta experiencia con el primer equipo, cuando acabó la pasada temporada fue cedido al… Cartagena. Sí, a nuestro querido efesé. ¿Para qué? Para jugar contra nosotros. Resulta que, como se había lesionado el delantero Cristo Marín, el equipo albinegro pidió al Betis que le cedieran a Ruibal para jugar esa fallida play-off de ascenso a Segunda contra el Rayo Majadahonda y, más tarde, contra el Extremadura. Menos mal, al menos, que no fue Ruibal el que metió ese gol en el minuto 97 que nos hizo ganar a nosotros. Ahora, Aitor se pasa de bando. Hace poco más de dos meses jugó contra nosotros, pero a partir de ahora también participará en este interesantísimo viaje a Segunda División que ojalá no acabe nunca. Por cierto, creo que no hace falta decirlo, pero también ha sido el Betis el que nos ha cedido el jugador a nosotros.

Parece mentira, pero esta foto es de hace apenas mes y medio. Fuente: Twitter de Ruibal.

MAÑANA, ERNESTO GALÁN Y ENZO ZIDANE.

 

¿QUIÉNES SON LOS NUEVOS FICHAJES DEL RAYO? (I)

Desde que acabó la temporada, muchos han sido los jugadores que, o bien por cesión o fichaje, han llegado nuevos al Rayo Majadahonda para confeccionar a la perfección el inicio de la nueva temporada en la categoría de plata del fútbol español. Aunque es cierto que muchos de los que conformaron la imbatible plantilla del año pasado se han marchado a otros equipos, de mayor nivel y con mayor sueldo (ya que si algo ha sido para los jugadores la pasada temporada es un grandísimo escaparate), somos el equipo de Segunda que, por el momento, más fichajes ha realizado, a falta de más de tres semanas para que se cierre el mercado de verano. Son once las nuevas altas del equipo capitaneado un año más por Antonio Iriondo (que esta será su undécima temporada como míster rayista). Un equipo que promete alcanzar el alto listón en el que la anterior plantilla dejó al Rayo, porque, sinceramente, va a ser muy difícil repetir el que, en mi opinión, ha sido el mejor Rayo Majadahonda de la historia.

Excepto el hijo de Zinedine Zidane, Enzo, que ha sido sin duda el fichaje más sorprendente de todos, y que tiene pinta de que jugará como centro titular esta temporada, los nuevos miembros de la familia rayista son desconocidos para el gran público.

Por eso, y para que todos vayamos conociéndoles un poco más, por las altas expectativas que hay puestas en ellos, INFO RAYO realiza desde hoy una pequeña descripción de estos nuevos jugadores, por orden de adquisición. Hoy, tocan el defensa Francisco Varela y el portero Ander Cantero.

Francisco Varela

Nacido en Granada en 1994, este defensa ha estado desde muy pequeño ligado al Betis, en el que jugó cuatro temporadas en su filial. Las dos últimas las compaginó con su participación en el primer equipo, una temporada en Primera y otra en Segunda. Poco a poco, fue agarrando la titularidad, en parte gracias a la lesión del defensa titular Álex Martínez. Llegó a jugar 36 partidos de liga entre 2014 y 2016, sin marcar ningún gol. Llegó a jugar una última temporada con el Betis en Primera División. En julio de 2016 ficha por el Real Oviedo (de Segunda División y rival del Rayo esta temporada), equipo con el que ha jugado 24 partidos, todos de Liga. Además, ha jugado un partido con la selección sub 18, dos con la sub 19 y otros dos con la sub 20. Su trayectoria en la Selección fue truncada por una luxación de rodilla. Ahora, ficha por el Rayo Majadahonda, aunque no se sabe ni cuánto tiempo ni por cuánto dinero.

Varela en un partido con el Real Betis. Fuente: Real Oviedo.

Ander Cantero

Pamplonés de 1995, Ander Cantero será un miembro clave en la nueva plantilla del Rayo, tan es así que muy probablemente será el portero titular en la mayoría de los partidos de esta temporada, ya que, aunque Basilio es un grandísimo guardamenta, sin el cual no habríamos llegado a Segunda, Cantero sí tiene experiencia en el fútbol profesional. Desde pequeño estuvo en la cantera del Osasuna, jugando una temporada en el Osasuna B, en 2ªB. Con 19 años fue cedido al Zamora, de Tercera división, jugando allí unos meses hasta que pasó al hoy desaparecido Real Madrid “C”. En el verano de 2015 fichó por el Villarreal, donde jugó en el equipo filial. Tras las lesiones de los Asenjo y Fernández, porteros del primer equipo amarillo, fue ascendido al mismo como portero suplente, llegando a jugar un partido de Copa contra la Ponferradina. Ahora, llega al equipo rayista cedido por el submarino amarillo. Su valor de mercado se estima en 300.000 euros.

Cantero en una rueda de prensa con el Villarreal B. Fuente: Zamora 24 Horas.

MAÑANA, RAFA LÓPEZ Y AITOR RUIBAL.