RAYO MAJADAHONDA 1 · 1 OSASUNA

CRÓNICA INFORAYO.COM // Tras diez partidos de liga en Segunda, en los que el Rayo Majadahonda se había convertido en el único equipo de todo el fútbol profesional español (Primera y Segunda) que no había empatado ningún partido, hoy, al fin, sí lo ha hecho, y en el Rayo lo agradecen. “El Osasuna ha sido mejor que nosotros”, así justificaba el técnico Iriondo esa bendición al punto conseguido hoy domingo contra el Club Atlético Osasuna, en un encuentro mediocre por parte de ambos equipos, pero aún más por la del Rayo Majadahonda. Un partido que, inmediatamente de su desenlace, nos hizo avanzar cuatro puestos en la clasificación, aunque hubiéramos subido cuatro más en una eventual victoria, pero que pasará sin pena ni gloria en esta “historia de un sueño” (como lo llaman en el Club) que es nuestra primera aventura en Segunda División.

Domingo por la tarde (que con el cambio de hora a las seis ya era prácticamente de noche), clásico Barça-Madrid y, para rematar, frío, muchísimo frío (unos siete grados a lo largo del partido), en un estadio sin calefacción. Naturalmente, tras la asistencia tan buena que había habido en el partido contra el Oviedo (unas 7.000 personas), esta vez sólo ocuparon el Wanda Metropolitano unas 2.500 personas (de las cuales, unas 500 serían del conjunto rojillo).

El partido comenzó con puntualidad y, cuando aún los aficionados no nos acabábamos de sentar, Fede Varela pudo, en el primer minuto, haber marcado el primero del Rayo con un golpeo con la zurda que fue detenida por Rubén, portero pamplonica. Ojalá ese hubiera sido un preludio del juego del Rayo, pero no fue así. El Rayo, no obstante, había comenzado con garra, y en esos primeros quince minutos llevó las riendas del partido, y controló el balón casi a su antojo. Minutos, aún así, que fueron convirtiéndose poco a poco en minutos tediosos e insípidos. Verdés (del Rayo) y Roberto Torres (del Osasuna) lo intentaron disparando, pero ninguno tuvo puntería. El aburrimiento que destilaba un partido en el que, amén de esas indecisas jugadas buscando una ocasión, hubo falta precisamente de eso: ocasiones. El Osasuna fue, de todas maneras, el que, de repente, cogió el timón del partido y toreó a un Rayo que se había quedado de repente sin ideas, sin originalidad y sin su frescura característica. Los navarros fueron ligeramente superiores hasta el minuto 33, cuando una acción de Aitor García, una muestra de atrevimiento al fin y al cabo, que se marchó por los aire, delimitó un tímido sorpasso del Rayo Majadahonda que se mantuvo los minutos anteriores al pitido de descanso. No había pasado nada.

Siempre me da la sensación que, durante los quince minutos de pausa en el descanso, el Rayo Majadahonda sufre una metamorfosis que, aunque en la inmensa mayoría de los casos es positiva, en este caso no lo fue. Aunque los primerísimos minutos de la segunda parte, el Rayo salió algo más fuerte (en tan solo un minuto, Luso y Aitor García realizaron dos remates, el primero fuera del área y el segundo dentro, que no tuvieron éxito), algo cambió de repente, y el Rayo volvió a ser manejado por el Osasuna, y esta vez de una manera clara. El conjunto de Arrasate pudo entonces desplegar su juego sin ningún tipo de incordio por parte del anfitrión. El balón no salía del área rayista, y eso creó mucho peligro. Entonces llegó el gol: en el minuto 59, después de una asistencia de Nacho Vidal (el futbolista), que centró bien el balón, Juan Villar no tuvo más que rematar el balón para que este pudiera entrar sin que Basilio tuviera oportunidad de evitarlo. El Osasuna estaba por delante del Rayo en el marcador, y el desarrollo del encuentro durante los minutos siguientes, haría justa la ventaja del visitante en el Metropolitano, con un Rayo que no pareció excitarse mucho, como sí le ocurre otras veces, cuando va perdiendo por la mínima y tiene un margen de tiempo lo suficientemente amplio como para remontar el resultado. Iriondo decidió darle otro aire al Rayito y cambió a Luso por Verza, y a Fede Varela por Nico Schiappacasse en tres minutos. El Rayo pisó ligeramente el acelerador durante los siguientes minutos y no se dejó acosar más por el Osasuna, aunque la superioridad en el campo seguía siendo de los rojillos. El Rayo mejoró, pero no lo suficiente como para atacar con firmeza (algo que realmente el Rayo no había hecho en todo el partido). De una manera completamente imprevisible, una velocísima contra de Iza Carcelén, que le pasó el balón a Aitor Ruibal, que iba algo por delante, posibilitó que el bético empatara el partido con un suave remate. Uno a uno. Era el minuto 76 y aún podían pasar más cosas. Los majariegos, de repente, parecieron despertar. Solo siete minutos después el mismo Aitor Ruibar estuvo a punto de marcar su segundo gol con un tiro desde muy lejos que rozó el larguero. Era muy difícil marcar desde ahí, pero pudo haber pasado. Esos últimos minutos del partido, en los que Iza fue cambiado por Enzo Zidane, fueron de igualdad entre rayistas y rojillos, sin nada interesante que nos hiciera pensar en algo que no fuera el empate, que el Osasuna estuvo a punto de evitar en el 92 cuando un tiro de Aridane Hernández le dio al larguero. No tuvieron suerte.

El partido acabó con una sensación agridulce para los aficionados rayistas, que, aunque deseaban, como es lógico, haber ganado, a la vista de las circunstancias no despreciaban el empate, un empate que nos salvó de estar al borde del descenso y que ahora nos deja en una suerte de statu quo ante bellum, esperando a que el Rayo suba de esas posiciones centrales cuando empiece a ganar. En resumen, que el empate en un partido regular tirando a malo para el Rayo, que quizá el Osasuna mereció ganar, nos deja en una situación idéntica a la de antes del partido, como si nunca se hubiera jugado. Quizá para los jugadores del Rayo lo mejor es eso: hacer como si nunca hubieran jugado este partido.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s