INFORAYO.COM // Queda ya muy poco para que Rayo Majadahonda y Sporting de Gijón se batan en duelo por segunda vez en tan solo diez días, y en el mismo escenario. InfoRayo realiza un análisis de cuál es la situación de ambos clubes antes de un partido que, estoy seguro, en el futuro será recordado por la afición rayista como el de aquella vez que llegamos tan lejos en un territorio hostil para nosotros como hasta ahora había sido la Copa del Rey.

Poca gente lo sabe, pero en realidad esta es la quinta vez que el Rayo compite en Copa, una competición que, aunque también está organizada por la RFEF, no tiene nada que ver con aquella Copa Federación que casi ganamos en 2016. Nos quedamos en aquella ocasión a puntito, en una final a doble partido contra el Atlético de Baleares, que empatamos en la ida en casa, y caímos por la mínima allí en Mallorca.

El Rayo también ha competido en la Copa del Rey de las ediciones 1992-93, 2001-02, 2015-16 y, también, 2017-18. O sea, disputamos la edición del año pasado, pero una derrota por 0-1 en casa nos apeó de seguir avanzando. Perdimos contra la Unión Adarve, un equipo de mitad de tabla de Segunda B, un hecho que hoy nos parecería una tragedia, aunque haya pasado solo algo más de un año. Nuestra primera vez, en otoño del 93, caímos por 1-3 en la ida y por 2-6 en la vuelta (un global de 3-9) contra el Real Aranjuez, que en ese momento estaba en Segunda B, y que actualmente está en Preferente. Cómo han cambiado las cosas, ¿no?

El Rayo-Adarve que acabó en una derrota nuestra por 0-1 en el Cerro. Imagen: Rayo Majadahonda.

Tan solo un año. Solo un año ha pasado desde la derrota contra el Adarve a la victoria contra la UD Las Palmas, el pasado 13 de septiembre. Fue un partido épico, que se saldó con la victoria del que parecía que, si ya la Segunda le estaba grande, la Copa del Rey aún más. Y dio la campanada. Tras un inicio poco halagüeño, con gol palmense en el minuto 3, Fede Varela se estrenó al borde del descanso, y Carcelén remató la faena con un gol de penalti en el 78. Todo a pedir de boca.

Ahora, tras dos victorias seguidas en Liga (situación, curiosamente, igual a la que había antes de la victoria contra la UD Las Palmas), el Rayo espera optimista a que el estilo Iriondo, que tantas veces ha funcionado, con grandes espectáculos futbolíticos como los vistos en los partidos contra Mallorca, Nàstic o, más recientemente, Sporting, vuelva a triunfar. Y es que se nota cuando el Rayo tiene ganas de jugar, de mover el balón. Poco a poco, una plantilla nueva por completo como la del Rayo esta temporada, ha ido madurando poco a poco hasta llegar a producir sinergias entre los jugadores, complicidad a la hora de mover el balón, y cada vez más picardía en las acciones. Por supuesto, aún queda mucho que avanzar en este camino de madurez, camino obligado si quieres ganar partidos en una competición tan dura como la Segunda División.

La incógnita es saber si Iriondo, en vista al partido de Liga contra el Reus (que será allí, en Cataluña) tan solo tres días después del partido de Copa, apostara por su once clásico (el de Basilio, Jorge García, Iza, los Varelas y Enzo), que tantas muestras de solidez han dado, o apostará por su ‘plan B’, como hizo en Las Palmas, teniendo éxito en aquella ocasión. En mi opinión, el relevo más arriesgado sería el de Basilio, quien aún no tiene en el equipo un guardameta que esté a su altura.

Así celebró el Rayo en los vestuarios de la UD Las Palmas su victoria por 1-2 en Copa contra los palmenses. Imagen: Telemadrid.

La situación de nuestro rival, el Sporting, no es tampoco sencilla de analizar. Hay que recordar que nuestra alegría cuando les ganamos hace algo más de una semana fue su tristeza. El Sporting, un equipo con 82 participaciones en Copa del Rey (su última ausencia en la competición fue en la 68-69), es a priori un rival muy difícil de batir. Sin embargo, ya ha quedado patente que el tamaño del contrincante no es relevante para el Rayo.

InfoRayo ha contactado con un medio de noticias del equipo asturiano, Soy Sportinguista“, quien ha tenido la gentileza de realizar para nosotros una reseña de cuál es el estado del club antes del duelo entre Rayo y Sporting.

El Sporting llega al encuentro de copa bajo minimos, tanto de jugadores como de moral, los últimos resultados cosechados por los hombres de Rubén Baraja han acrecentados las diferencias entre los aficionados rojiblancos y el técnico.

El partido de copa podría ser un pequeño balsamo para los animos de conseguir pasar la eliminatoria, para ellos el técnico vallisoletano cuenta con las bajas de Robin Lod, jugador que está llamado a ser el pilar del equipo, Dani Martín, el segundo portero del conjunto gijones que tiene una gran proyección y que se encuentra concentrado con la Selección Española sub- 21, Babin, el central de Martinica se encuentra concentrado con su selección, y la de la última perla de Mareo Pelayo Morilla, jugador que fue muy determinante en la pasada eliminatoria ante el Club Deportivo Numancia, y que al igual que sus compañeros se encuentra concentrado con la Selección Española sub- 19.

El once más probable podría ser el formado por: Mariño, en la porteria; Geraldes, Juan Rodríguez, Peybernes y Canella en defensa; Nacho Méndez, Cristian Salvador y Hernan Santana, en el centro del campo; Pablo Pérez, Alvaro Traver y Neftali Mazambi, en la delantera.

Siendo la Liga 1/2/3 el principal objetivo, la Copa es un muy buen banco de pruebas para el técnico vallisoletano también para mantener el estado en forma de los jugadores rojiblancos que menos están contando y también como escaparate para reafirmarse como posibles recambios de garantias para la exigente Liga.

Una derrota podría ser un simple bache, pero esto unido a una imagen y a un mal resultado en Cadiz podría suponer un cambio radical  en el rumbo sportinguista con un más que posible cambio de entrenador, que se podría fraguar la próxima semana a su vuelta de está mini- gira que mañana comenzará con una primera parada en el Wanda Metropolitano, ante un rival que ya sabemos como se las gasta sobre todo en su campo.

El fútbol, cada día nos lo demuestra, es un deporte completamente impredecible. Lo único que se puede dar por seguro es que el jueves desde las ocho viviremos un partido vibrante e intenso de la mano de estos dos clubes: el clásico e histórico Sporting de Gijón y el emergente (y cada vez más) Rayo Majadahonda. Ojalá la suerte nos acompañe.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s