MÁLAGA 1 · 0 RAYO MAJADAHONDA

CRÓNICA INFORAYO.COM // El Rayo Majadahonda ha perdido en La Rosaleda contra el Málaga por un 1 a 0, una derrota que, sin embargo, no fue tan mayúscula como la que pronosticaba la prensa deportiva. Como en el fútbol lo único importante son los goles, el Rayo no tiene nada de lo que presumir hoy, pero puede volver a Madrid con la cabeza alta de haber hecho un partido digno, con muchos minutos (yo diría desde el minuto 20 al 70) en los que el Rayo ha sido incluso superior al todopoderoso líder de la Segunda División.

Hay que recordar que el Málaga es un equipo de facto de Primera División: su estructura, jugadores y calidad de juego son dignos de esa categoría. El Málaga siente la Segunda División como algo impropio, un rincón de pensar al que ha ido esta temporada, pero que sabe que el castigo acabará cuando esta acabe. El Rayo ha demostrado muchas veces que sí quiere pertenecer a la Segunda División, que la permanencia al final de la temporada no es tan descabellada como se presuponía.

Sin embargo, los partidos ante el Granada y el Extremadura nos habían mostrado el fantasma de lo que podría ser nuestro futuro si no se cambiaba el estilo de juego. La incógnita ha resolver hoy era si, de una vez por todas, íbamos a dejar atrás esos partidos catastróficos, que sucedieron a la gloria más suprema del Rayo. Por fortuna, o gracias al “Dios del fútbol” al que Antonio Iriondo atribuyó el ascenso a Segunda, el Rayo ha vuelto a ser el de siempre. Ese Rayo peleón que, pese a tener un rival teóricamente superior, no se rinde y sigue luchando por la victoria hasta el último minuto. En general, hubo dos cosas que el Rayo ha mejorados sustancialmente respecto a anteriores jornadas: el juego en el centro del campo, que es el que hace que un equipo tenga peso en el partido, y que mueve el balón de un extremo a otro, y, sobretodo, la defensa. Esto último era lo más importante. La defensa rayista cumplió su función: bloquear los ataques del conjunto malaguista. No obstante, como es lógico, a veces el Málaga superaba esa barrera, y era entonces cuando se produjeron las principales ocasiones y el gol de Harper en el minuto 10. La defensa del Rayo fue, como mínimo, tan contundente como la de los andaluces. De hecho, el Rayo, y especialmente Schiappacasse y Toni Martínez, se adentró entre la jungla malaguista, llegando a crear ocasiones que fueron solventadas por Munir, portero del Málaga que hizo un gran partido. En el ataque, por tanto, Málaga y Rayo fueron más o menos parejos: 18 tiros contra 12.

Nicolás Schiappacasse, hombre del partido junto a Munir, portero del Málaga. Imagen: LFP.

El partido había comenzado con una superioridad clara del Málaga, que sin duda concentraron el juego hasta que en el minuto 10, después de una grandiosa parada de Basilio, el Málaga consiguió meter el primer tanto en el segundo remate. Había sido Harper. El conjunto rayista, lejos de amedrantarse, se excitó con el gol y metió gas, algo que era completamente necesario tras unos primeros minutos muy flojos. El Málaga inició un estilo de juego basado en la defensa al que ha recurrido otras veces cuando necesita mantener la ventaja sobre el marcador. El Rayo atacando más que el líder de Segunda División. En el minuto 24 pudo haber empatado el partido un remate de Schiappacasse que se marchó al cielo. El Málaga iba menos a por la portería de Basilio, pero generó alguna que otra ocasión peligrosa, como la de Leschuk en el 28, que no acabó en nada.

Los minutos finales del primer tiempo demostraron las ganas del Rayo por empatar el marcador, con jugadas que fueron siendo más acertadas, complejas y arriesgadas a medida que el tiempo pasaba. Al empezar la segunda parte, el Rayo salió con las mismas ganas de ganar con las que acabó el primer tiempo. Nico Schiappacasse tuvo entonces unos muy buenos minutos, en los que se destacó del resto del equipo, con el que, aún así, tenía mucha complicidad. Pudo haber marcado en el 50, pero el guante de Munir y un dudoso fuera de juego acabaron con la ocasión. El uruguayo fue sustituido en el 62 por Aitor García, y Aitor Ruibal fue cambiado por Toni Martínez. En los últimos veinte minutos Rayo y Málaga comenzaron a dar síntomas de cansancio, pero unos y otros tuvieron oportunidades de meter gol. Galán, en el 86, tuvo la ocasión más clara en un remate a la escuadra que fue salvado por Munir. Hicham intentó marcar el segundo del Málaga tras un error de Basilio, quien jugó un muy buen partido y nos salvó varias veces del segundo gol, pero el balón se le marchó desviado.

El Rayo dominó la posesión, como lo suele hacer. Una posesión que había ido evolucionado de hueca y poco arriesgada, a original, atrevida y que se aproximaba con eficacia al área rival. Los rayistas amasaron el 63% de la posesión, y realizaron casi el doble de pases que el Málaga, con un porcentaje de acierto mayor.

El Rayo ha perdido contra el Málaga pero nos ha dejado un espectáculo admirable. Sin duda, mereció más ante los malaguistas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s