Basilio, garantía de buen juego, inspiración de seguridad.

EDITORIAL INFORAYO.COM // Basilio Sancho Agudo o, como todo el mundo le conoce, Basilio a secas. Si eres de Majadahonda o simpatizas con el Rayo Majadahonda y te dicen ese nombre, que no es demasiado común tampoco, inmediatamente lo relacionas con el guardameta del club rayista. Hoy toca hablar de él.

Nació en Madrid en 1984 y, tras pasar por distintos equipos regionales, en el verano de 2014 recaló en el ATK, un equipo de la primera división india, en el que permaneció unos meses. Luego volvió a España. Tras jugar unas pocas semanas en el Trival de Valderas y el Talavera, aquel verano fichó por el Rayo Majadahonda para encabezar la nueva aventura del equipo en Segunda B, una categoría en la que el equipo no estaba desde la temporada 2003-04.

Lo que podría parecer la modesta carrera de un portero de equipos semiprofesionales se ha convertido en una figura imprescindible sin el cual no se podría entender la trayectoria del Rayo Majadahonda en el último año. Desde el primer día en el Rayo Majadahonda Basilio gozó de la confianza plena de Antonio Iriondo, jugando como titular 31 de los 40 partidos de la liga de Segunda B 2015-16. Se convirtió en la cara visible del auge de un equipo por el que nadie hubiera apostado un duro aquella temporada, en la que por muy poco no descendimos de nuevo a Tercera División.

Y, bueno, lo demás ya lo sabéis. Cuartos en la temporada siguiente, caemos ante el Racing, contra el que, por cierto, Basilio solo jugó en la vuelta en El Sardinero. Y, en la temporada 2017-18, lo que tantas veces hemos hablado. Líderes, líderes gracias a él en gran parte. Y si conseguimos pasar la play-off fue gracias a Basilio, eso no cabe duda. Recuerdo con gran detalle la de veces que nos salvó Basilio de que nos goleara el Cartagena. Insisto, fue él el que hizo que estemos aquí.

Situándonos ya en esta temporada, la gran incógnita era si Basilio iba a poder dar la talla en Segunda División, una competición en la que hay un nivel muy diferente al de Segunda B. Esa era la expectación que había, y ya en el primer partido contra el Zaragoza el portero madrileño demostró gran solvencia con unas intervenciones muy acertadas que, sin embargo, se vieron superadas por las que realizó en el encuentro en casa contra el Mallorca, un partido que, pese a nuestro juego fresco, perdimos. Ese día Basilio nos salvó de una goleada.

En el partido contra el Nàstic no hizo falta que Basilio demostrara nada. A parte de algún despeje de poca dificultad, Basi no tuvo casi ni que oler la pelota. La semana siguiente, en el partido que ganamos contra el Lugo, hubo algo más de presión, no demasiada, pero Basilio fue acertado en todas sus acciones.

El trece de septiembre llega el partido contra la UD Las Palmas y Antonio Iriondo, que sabía del desgaste de los jugadores que solo tres días antes habían jugado contra el Lugo, decide dejar a la mayoría de ellos en el banquillo y meter a jugadores nuevos que casi no habían tenido minutos en los partidos de liga. Una decisión igual que la tomada por el conjunto canario, por cierto. Iriondo sacó otro Rayo Majadahonda que jugó bien, destacando dentro de él Fede Varela, que hasta entonces no había podido demostrar que es un jugador de valía. Sin embargo, entre los jugadores sentados en el banquillo estaba Basilio, cuyo retiro estaba justificado por su participación solo tres días antes y la reserva para el partido contra el Granada, solo tres días después.

Ander Cantero, el portero que jugó aquel partido contra los canariones, jugó de manera correcta, realizando algunas paradas de gran mérito. En el partido contra el Granada, en el que encajó tres goles, no demostró mucho, pero tampoco quedó mal, ya que estaba justificado el resultado por la grandísima actuación del delanterio granadino Antonio Puertas.

Sin embargo, en el partido contra el Extremadura fue una gran decepción. Jugó regular, intentó hacer maniobras de juego con los pies que no sabe hacer bien y no tuvo buenos reflejos. Por supuesto, ni mucho menos tiene él la culpa de todo, de hecho yo achacó la derrota más a la malísima defensa que ayer tuvo el Rayo.

Sea como fuere, no pongo en duda que Cantero sea un buen portero, pero creo que, teniendo un jugador como Basilio, que nos ha dado garantías más que suficientes de que está del todo capacitado para jugar, y muy bien, en Segunda, no entiendo que, más allá del partido de Copa, entre semana, no haya jugado ni un partido. Debe tener alguna explicación, eso por supuesto. Tengo confianza ciega en que el maestro Iriondo, que creo que elige siempre lo que considera mejor para el equipo, así que, en este caso, no veo descabellado especular con que la suplencia de Basilio se deba a exigencias del Villarreal (club propietario de Anter Cantero, que no deja de estar cedido a nuestro club) para que juegue. No voy a hacer acusaciones en firme, porque no tengo pruebas de nada. Solo digo que yo, igual que, me atrevería a decir, la mayoría de los aficionados del Rayo Majadahonda queremos que juegue Basilio, que nos inspira mucha seguridad. Los datos están ahí: Basilio ha encajado tres goles en cuatro partidos; Ander Cantero nueve en solo tres.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s