EDITORIAL INFORAYO.COM // Creo sinceramente que pisar el terreno de un lugar en el que nunca has estado, como le sucede a la directiva del Rayo Majadahonda con la Segunda División, no es nada sencillo. Sin embargo, conviene ser prudentes a la hora de explotar la “gallina de los huevos de oro” que es, sin ningún género de dudas, el auge de un club como el Rayo Majadahonda (huelga mencionar el espectacular avance en lo que se refiere a ingresos que está padeciendo el club). En una sociedad en la que vivimos situaciones tan absurdas como el planteamiento de que algunos partidos de la liga española se jueguen fuera de nuestras fronteras, no podemos sumarnos a esta promoción del ultracapitalismo. Esto es, aprovechar la circunstancia actual para sacar el mayor rédito económico posible. Estoy hablando del precio de las entradas, naturalmente.

Es lógico que el ascenso de categoría suponga un aumento en los precios de las entradas de los partidos, en tanto que estos sean asequibles para los aficionados, que son, al fin y al cabo, los que dan fuerza y alma al equipo. El grandísimo Basilio nos animaba a ir al partido del lunes contra el Mallorca en una promo lanzada ayer por el club. “¿Te lo vas a perder?”, decía el guardameta. Por supuesto que no. No nos vamos a perder el partido, y todos, siempre y cuando tengamos la posibilidad, acudiremos el lunes al Wanda Metropolitano. Sin embargo, los mil setecientos abonados del Club no somos suficientes, desde mi punto de vida, por muy fieles y sufridores que seamos, para dar una imagen de consistencia al estadio (cuyo anillo bajo es de 20.000 espectadores, casi doce veces el número actual de abonados del Rayo). En los planos de TV, que, aunque parezca que es algo que carece de importancia, no lo es, se verá a un grupo relativamente reducido de aficionados en el vacío del faraónico estadio.

Ante el temor de esta desoladora imagen, y con el pretexto de querer “evitar aglomeraciones en las taquillas del Metropolitano horas antes del partido”, el Club ha decidido regalar una entrada extra a cada abonado, siempre y cuando éste, en vez de recoger su entrada en el Wanda antes del partido, lo haga en las oficinas del club en La Oliva, algo que, por cierto, los abonados pueden seguir haciendo durante esta mañana de domingo y la de mañana lunes. Tiene pinta de que el Club quería, además, tranquilizar a su pequeña pero crítica (como tiene que ser) masa social, por todas las molestias causadas en lo que se refiere a falta de información sobre las novedades del club, entre las que destacan las relativas a las asambleas de socios.

Por supuesto, está muy bien regalar una entrada de más a cada abonado para que se lleve a su hijo, a su señora o a un amigo, pero ya hay acuerdo tras la reunión de este jueves de la directiva del Club con el Atlético de Madrid para concretar el tema de la venta de entradas a los no abonados para los partidos en el Wanda Metropolitano. Porque, sí, amigos, lo de la entrada extra es solo para el partido del lunes ante el Mallorca, pero los precios de las entradas ya están concretados para toda nuestra estancia en el Wanda: 25 euros al público en general, y 10 euros si eres abonado del club colchonero.

El Zaragoza-Rayo del otro día en La Rosaleda, cuyo precio fue de 20 euros, 5 menos que el Rayo-Mallorca. Fuente: LFP.

Bien, aunque es cierto que el Atlético de Madrid no nos ha cedido el estadio, como mucha gente piensa erróneamente, sino que nos lo ha alquilado por un precio variable entre 25.000 y 50.000 euros, no deja de ser una muestra de camaradería entre clubes poco común en el fútbol profesional. Eso sí, no es cierto que si no nos hubieran dejado un estadio hubiéramos bajado de categoría, ya que las obras de ampliación del Cerro no eran una condición sine qua non para jugar esta temporada, sino para hacerlo la temporada siguiente, la 2019/20. De cualquier modo, a última hora Miguel Ángel Gil, que es de sobra conocido que tiene una muy buena relación con el secretario general del Rayo, Casto Gallardo, nos dejó jugar (insisto, no gratis) en el Wanda Metropolitano, siempre y cuando nuestra presencia no perturbara la actividad del actual supercampeón de Europa.

Por ello, no hubiera estado de más, y alejándonos de la postura ultracapitalista de la que antes hablaba, si hubiéramos dejado acudir a los abonados del Atleti gratis, o al menos con un precio mucho más reducido. Aunque los abonados atléticos pagarán 10 euros, en vez de 25, por ir a los partidos del Rayo, no deja de ser un gasto que mucha gente se negará a hacer. Muchos colchoneros irían encantados al Metropolitano a ver al Rayo si esto viniera incluido en su abono. Pagando diez euros, pocos querrán venir, principalmente porque su equipo no es el Rayo.

La gratuidad para los colchoneros tendría ventajas por ambos bandos. Por una parte, los aficionados atléticos podrían ir a partidos de Segunda (que, quieras o no, son de cierta importancia) sin pagar un céntimo y, por otra, nosotros, los rayistas, veríamos un Wanda Metropolitano mucho más lleno y vivo. El Atleti, recordemos, tiene una masa social de la que pocos pueden presumir. Además, se podría interpretar este hecho como una muestra de confraternidad entre ambos clubes, que poseen una relación que comenzó a mediados de los noventa,

El Rayo ha cometido un error en su deseo de hacer caja de la manera fácil, un error que, además, es tácticamente torpe. Es, naturalmente, preferible que vengan 100 aficionados del Atleti pagando un euro cada uno a que vengan diez pagando diez euros cada uno. Los ingresos son exactamente los mismos, pero el primer caso supone la presencia de más aficionados, que vienen atraídos por el precio asequible.

Es comprensible que el Rayo afronte el enorme gasto de alquiler del estadio, pero debe de buscar otros cauces que no afecten la presencia de aficionados en el campo, que al fin y al cabo es de lo que se trata. Aunque, sin embargo, tengo que romper una lanza a favor del Club: tenemos el abono más barato de toda Segunda División. Los abonados del fondo, que pagaron 80 euros por toda la temporada, verán partidos en la tribuna del Metropolitano (que es la única zona del estadio que ocuparemos, todos juntos independientemente de nuestro abono) por exactamente 3,81 euros cada uno. Ahora, más vale que no nos pasemos toda la temporada jugando en el estadio del Atleti, porque en ese caso comprenderé que el abonado de tribuna, que pagó 120 ó 160 euros, depende de que zona de la tribuna, se enfurezca por haber estado en el mismo lugar que el abonado que pagó solo 80 euros. De esto, aun así, hablaré otro día.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s