Desde que el día 27 de mayo, ese grupo de héroes con camiseta blanca nos catapultara a lo más alto, a la Segunda División, muchos han sido los síntomas de incredulidad y, a mi pesar, inmadurez que nos han afectado a los aficionados rayistas, entre los que se incluyen aquellos que tienen responsabilidades dentro de la organización del club. No es culpa nuestra, por supuesto. De hecho, es lo normal. Nadie se imaginaba lo que ahora estamos viviendo, ni tan siquiera pocas jornadas antes de que acabara la temporada.

Lo extraño, entonces, hubiera sido que, cuando se produjo el milagro (que realmente no es tal porque en ningún caso obedece al azar, sino al trabajo y esfuerzo constante de todo un Club durante un año), dispusiéramos de un plan premeditado sobre lo que hacer en ese caso. El ascenso a Segunda no es moco de pavo, desde luego. Es otro nivel, algo que nada tiene que ver con la Segunda B. Los jugadores desde finales de este mes, cuando dé el pistoletazo de salida la Temporada 2018-19, cobrarán, como mínimo, y porque así lo exige la ley, 80.000 euros anuales. El Club, en general, dispondrá de un presupuesto 4 millones de euros mayor que el de la pasada temporada, pero aún a mucha distancia de los grandes equipos de la categoría. Esta previsto, además, que el paso de aficiones de diversos puntos de España por Majadahonda cada dos semanas deje unos 50 millones en el municipio.

O sea, que las cantidades que antes se medían en miles, hoy se miden en millones. Todo cambia.

Por supuesto, el dinero recibido no será lo único que cambie. Hay que recordar que estuvimos a un paso de que nos descendieran administrativamente de nuevo a Segunda B por un pequeño detalle: nuestra casa, el Cerro del Espino. Ese estadio construido hace poco más de 20 años pero que no deja de ser un estadio de Tercera, tal y como fue concebido. Si no fuera por la generosidad del Atlético de Madrid, que nos ha dejado sin ningún tipo de obligación el Wanda Metropolitano para jugar como locales hasta enero, este descenso hubiera sido automáticamente una realidad. No podemos jugar en el Cerro hasta enero porque entre los cambios anteriormente mencionados que conlleva el ascenso de categoría se encuentra la profunda reforma del estadio que, por cierto, aún no ha comenzado. Hay que duplicar la capacidad del mismo (de 3.400 a 6.000 espectadores, como mínimo); colocar cámaras de videovigilancia y mejorar la seguridad del estadio; crear nuevas entradas de acceso, ya que hasta ahora solo teníamos una y, eventualmente, dos… Ah, y otra chorradita que está creando controversia por su nimiedad: la LFP nos exige tapar con una lona los pinos que hay en el fondo este del estadio. Sí, aquellos pinos delante de los cuales se encuentra la portería donde hace unas pocas semanas Míchel Zabaco, del Cartagena, se metió ese gol en propia que nos hizo estar donde estamos ahora. No me preguntéis la razón de colocar esa lona, porque no la sé.

En fin, que hubiera sido extremadamente difícil de prever hace unos meses lo que estamos viviendo, razón por la cual tenemos que improvisarlo todo. La inmadurez (porque en nuestra vida habíamos estado tan alto) y la incredulidad (porque nadie apostaba un duro por nosotros) están completamente justificadas.

Y, ¿por qué una web para hablar de esto? Porque resultaba llamativo que una afición en clara y constante emergencia no tuviera una web donde se les diera voz. Nuestra afición siempre ha sido pequeña, y muchos están llegando ahora. Solo hace falta mirar el número de abonos vendidos la pasada temporada, doscientos, y el de los vendidos para esta: 1.200 y sumando. Es cierto que es muy fácil ser aficionado cuando un equipo va bien, y quizá no seamos muchos los que seguimos al Club desde que jugaba partidos de Tercera en campos de mala muerte, Dios sabe donde. Pero, al fin y al cabo, hay que aprovechar este momento dulce para crear afición, una afición que demuestre fidelidad, pasión, unidad y, sobretodo, apoyo a los jugadores, al cuerpo técnico y a la directiva.

Podemos discrepar con algunas de las decisiones tomadas por parte del Club en los últimos tiempos. De hecho, yo mismo seré crítico en esta web con los directivos alguna vez, pero siempre tendrán mi apoyo, al igual que, espero, el del resto de la afición, porque solo así se construye futuro.

Si, en resumidas cuentas, lo que ha hecho que volemos tan alto ha sido que la afición no sea tal, sino más bien una familia. Así debe seguir siendo, y que seamos muchos más. Cuantos más mejor.

Para hacer realidad la conexión y comunicación entre aficionados, quiero que INFO RAYO se convierta en una nueva ventana a todo el rayismo. Para debatir, discrepar, sugerir y criticar. Para todo. Esta en la razón de ser de esta web.

A TODOS LOS AFICIONADOS RAYISTAS, BIENVENIDOS A VUESTRA CASA.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s